Sin categoría
Dejar un comentario

DE VALIENTES Y REMADORAS

La mención de Michelle Obama a Marcela Ojeda y la lucha de #NiUnaMenos

Por María Julia Mastromarino y Catalina de Elía

Seguinos en Twitter: @mjmastromarino  @CatadeElia

niunamenos

“¿Queda mal decir que me emocioné un poco?? ¡Gracias! Sólo tuve una idea…lo demás es lo más importante… Mis compañeras”. Marcela Ojeda resumió así desde su cuenta de Twitter @marcelitaojeda las sensaciones que la atravesaron ayer, después de que Michelle Obama, la primera Dama estadounidense la mencionara como una de las mujeres valientes de la Argentina. Paradojas del destino. En ese momento, Marcela no estaba ahí.

“Yo estaba acreditada para ir a cubrirlo ese día, tenía afiches y el pin preparados. Pero no había cronistas y me mandaron a otro destino”, cuenta Marcela. En ese momento estaba volviendo a la radio y le tocó verlo en los televisores de la redacción de Radio Continental, donde trabaja desde hace 12 años. “Llegué a escuchar cuando Michelle Obama mencionó a Ni Una Menos y mi nombre. Después fueron todos gritos y emoción de mis compañeros. Imaginate. Una redacción”.

Sus compañeros, sus amigos, recibíamos la noticia desperdigados por diversos destinos. Los que estábamos en la tarima preparada para los periodistas en el Centro municipal de Diseño, a unos metros de Michelle, nos buscamos con la mirada. Entre nosotras hubo alegría inesperada, sucesión de guiños y palabras de satisfacción. Un “¿viste? ¡Qué grande!”, un “¡Qué bueno!”. Y un repentino brillo en los ojos.

La mujer de Barack Obama venía hablando sobre la importancia de la existencia de mujeres líderes en el mundo, en el marco de su campaña para incluir a las adolescentes en la escuela “Let girls Learn” (Dejémos que las niñas aprendan). Y ahí nomás, instó a seguir el ejemplo de las mujeres valientes de la Argentina, como Marcela. “Una mujer valiente que decidió plantarse fuerte y dejarse oír”, dijo.

michelle

¿Qué simboliza que Michelle Obama haya mencionado a #NiUnaMenos en su visita en Argentina?, le preguntamos a Hinde Pomeraniec, periodista de La Nación y una de las fundadoras de la movida.

H: La mayor importancia es que Ni Una Menos estuvo incluido en el discurso de la esposa del presidente de EEUU, a quien se escucha en todo el mundo. Michelle Obama es, por otra parte, una mujer comprometida con los temas de género y lleva sus propuestas allí donde va. Por eso, produce satisfacción que haya incorporado nuestra movida entre los logros de las mujeres en la política y la sociedad argentina.

Entonces pensamos en los orígenes. Todo nos remontó a mayo del año pasado. A aquella seguidilla de femicidios que consolidaba una realidad angustiante que no cambia: en la Argentina muere una mujer cada 30 horas por violencia de género. Detrás de los números duros estaban las historias, las familias desesperadas, la preocupación por el futuro de los hijos de esas víctimas, el grito de auxilio silenciado o desoído. Cada semana, cada día, cubríamos un nuevo caso. Todavía resuena, entre otros, el desenlace de Chiara Páez, la adolescente de 14 años de Rufino, provincia de Santa Fe, que había desaparecido el domingo 10 de mayo del año pasado. Chiara, que estaba embarazada, fue asesinada a golpes por su novio quien, después, la enterró en el patio de su casa. En 2015, fueron asesinadas treinta y seis adolescentes de 15 a 21 años. Los detalles, el trasfondo nos atormentaba. Y fue Marcela quien dio el puntapié. “Actrices, políticas, artistas, empresarias, referentes sociales…mujeres, todas, bah..¿no vamos a levantar la voz? NOS ESTÁN MATANDO”, arengó en un primer twit. El mensaje pronto se viralizó. Se volvió imparable. Y así, con aportes, opiniones, fue tomando forma la idea de convocar a una marcha.

Ya, un tiempo antes, en la plaza de la Biblioteca Nacional, un grupo de intelectuales, artistas y periodistas había organizado una maratón de lectura, a la que se sumaron a leer familiares de víctimas de femicidios. Aquella actividad surgió como respuesta al hallazgo del cadáver de Daiana García, quien fue asesinada por un hombre que luego metió sus restos en una bolsa de basura. Hinde Pomeraniec,  presente en aquella plaza de lectura, compartía el impulso de Marcela y de otras colegas inquietas. Hoy recuerda los inicios del colectivo Ni Una Menos y la elección del nombre. “Es parte de una conocida consigna más larga de la poeta feminista mexicana, Susana Chávez Castillo, que decía: “Ni una mujer menos, ni una muerta más”. Cuando meses más tarde surgió el impulso para salir a decir ´Basta de femicidios´, retomamos esa consigna como para aunar esfuerzos y que no se diluyera lo que ya se venía haciendo”.

La idea original creció. “Un amigo de un amigo tiene una imprenta y nos regaló 5 mil carteles. Íbamos a imprimir todas a un locutorio a la vuelta de la plaza de los Dos Congresos. Después pensamos que las organizadoras tuviéramos pulseritas violetas y los familiares de las víctimas de los femicidios, unas naranjas. Para eso, pusimos 100 pesos cada una de nosotras. El gobierno nacional y el de la ciudad también contribuyeron. Y el INADI ayudó con unos banners”.

Y el 3 de junio de 2015 llegó la gran movilización. Miles de personas de todo el país se manifestaron en las plazas. “Fue una implosión. Vino desde el interior hacia la Capital Federal. No esperábamos tanta repercusión”, confía Marcela.

Desde aquel 3 de junio a esta parte, ella se transformó en una referente, con las líneas echadas para saber cómo llegar cada vez más lejos con los reclamos. No estaba sola. Ya había logrado hacerse conocida para los organismos y luchadores que bregan por revertir la cruda realidad de la violencia machista. Y sabía, también, que en cada medio contaba con algún espíritu inquieto, alguien con quien compartir preocupaciones, y empujar por darle difusión a cada nuevo hecho de violencia de género y las formas de prevenirla. Pero claro, a veces hace falta que el reconocimiento venga de afuera para que se tome dimensión sobre todo lo conseguido.

Sobre la lucha por obtener recursos para que se cumpla la Ley de Protección Integral a las Mujeres y lograr un cambio sobre el enfoque cultural. De la pelea por hacer cumplir otras demandas como la sanción de la ley de patrocinio jurídico gratuito para las víctimas, la creación del primer Registro Nacional de Femicidios dependiente de la Corte Suprema y el proyecto del Poder Ejecutivo para el monitoreo electrónico de los victimarios.

“Obligamos a los políticos a incluir en sus plataformas el tema de la violencia de género. Eso fue histórico. Había algunos que ni lo tenían”, se enorgullece hoy Marcela.

Alguien debe haberle contado a Michelle Obama. Pero ¿Por dónde le llegó?, ¿Cómo tenía tantas precisiones? Lo cierto es que la mujer de Barack puso en valor su trabajo. Y que eso pareció animar y legitimar una lucha tantas veces infructuosa.

Identificadas con esa forma de “remar” contra la corriente, sentíamos que la reivindicación de Michelle al trabajo de Marcela era como un espaldarazo para todas nosotras. O, mejor dicho, “nosotros”, porque nada sería igual sin esa red de colegas hombres comprometidos y felices por escuchar su nombre. “Diosaaaaa. Me emocionó a mí…no quiero pensar vos”, escribió en un chat de colegas el fotógrafo Gustavo Ortiz. “Qué grande chicas. Besos y vamos por más, carajo!”, siguió Orlando Morales, de Cadena 3, en una de esas felicitaciones espontáneas que no paran. Todos conocíamos bien, desde la primera hora, como había nacido el colectivo “#NiUnaMenos”, pero la alusión de Michelle fue la confirmación de que ese trabajo de hormiga que tuvo a “la Ojeda” como impulsora había trascendido más fronteras de las que imaginábamos.

ojeda

   Cuando Michelle Obama te nombró, todas nosotras lo sentimos como una conquista. ¿Por qué?

M: Porque el primer grupo que dijo ‘vamos, hagamos algo’ fueron los colegas. Los que tuvieron que convencer a sus jefes de hacer notas, que difundieron por las redes sociales y a apoyar nuestra movida y a sumarse fueron ustedes.Es importante que me dejen decir esto: “Lo de Michelle Obama está bueno pero no es una conquista personal. Me gustaría que el árbol de la mención no tape el bosque de las deudas que deben saldarse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s