Sin categoría
Comment 1

#LibertadParaBelén: Cuando la justicia es fuerte con los débiles y débil con los fuertes

Por Catalina de Elía

@CatadeElia

CjkYuseXAAEHPwT.jpg_largeBelén ingresó al Hospital Avellaneda de Tucumán por dolores abdominales la madrugada del 21 de marzo de 2014. Ese mismo día quedó presa por el delito de homicidio agravado por el vínculo. Pasó dos años en la cárcel y fue condenada a la pena de 8 años de prisión. Pese a que su nueva abogada apeló esa decisión, permanece detenida porque los jueces temen su fuga si espera el final de juicio en libertad.

VOCES EXCLUIDAS no va a analizar en términos jurídicos la condena. Va a señalar, en cambio, dos o tres rasgos que atraviesan el caso de Belén y que de alguna manera se pueden trasladar a los hábitos generales de la justicia argentina.

En primer lugar llama la atención el tiempo. No hay datos públicos y con rigor metodológico. Se cuenta con un estudio oficial del año 2012 que hizo la Oficina de Coordinación y Seguimiento en materia de delitos contra la Administración Pública de la Procuración General de la Nación. Ese trabajo reveló que las causas judiciales contra la corrupción tardan 7 años en llegar a la etapa de juicio oral. Si pensamos un proceso desde el principio al fin, podemos concluir que se tardan 7 años para recorrer la mitad del camino. Belén, en cambio, algo más de dos años estaba condenada.

En segundo lugar, aquel estudio atribuía las causas de la demora a problemas de la justicia internos y a la benevolencia de la ley de procedimiento que permitía a veces una suerte de abuso del ejercicio de la defensa técnica. En la jerga se las conoce como “chicanas” para retrasar el juicio.

Belén casi no tuvo defensa. Su abogada actual, Soledad Deza, identificó con mucha precisión las cosas que su primera defensora dejó pasar y que permitieron una condena que ella adjetivó como “arbitraria” Aquí, entonces, no hubo un derecho de defensa amplio, casi que faltó. Repasemos un poco.

Se condenó a Belen porque el 21 de marzo de 2014, aproximadamente a las 3.50 am, ingresó a la guardia mayor del hospital Avellaneda aduciendo cólicos renales. Se dijo que entre las 04:00 y 05:00 pidió permiso para concurrir al baño y que allí dio a luz a un bebé de sexo masculino de aproximadamente 32 semanas que nació con vida y que ella mató. Que luego volvió al consultorio médico como si nada hubiese pasado, pero que debido a las hemorragias que padeció un médico comprobó que había dado a luz. Como un enfermero halló el feto en el baño apareció la policía. Entre los uniformados y los médicos ataron cabos. Si Belén tenía hemorragias, si Belen había abortado, si había un bebe muerto en el baño y si Belen había ido al baño bingo: Belen es una asesina. Kafkianamente comenzó el proceso y kafkianamente fue condenada.

En tercer lugar, Soledad Deza señaló algunas contradicciones llamativas. El cuerpo fue rescatado a las 3.00 am y Belén ingresó al hospital a las 3.50 ¿Cómo puedo ella cometer el hecho?

El cuerpo del bebé se halló y sin cumplir con las formalidades legales fue manipulado. Tampoco hay historia clínica de Belen. No se hizo un estudio de ADN que demuestre que el feto era su hijo.

descarga (1)Durante dos años ella sostuvo su versión de los hechos. Tenía problemas estomacales, fue al hospital, pidió permiso para ir al baño y cuando regresó para ser atendida era una homicida. Para rematarla, el Estado tomó conocimiento de los hechos a través de la declaración de un médico del hospital. Ello está vedado por la ley, ya que el secreto profesional prohíbe a los médicos denunciar delitos que hayan percibido en el marco de la relación abogado – paciente.

Es obvio que aquella suerte de exceso en la defensa de los acusados de corrupción que demoraba los procesos aquí estuvo ausente. Al revés, la escasez de defensa aceleró que una joven vulnerable, a partir de sus propias condiciones de vida y de pocos recursos económicos para controlar la marcha de una acusación judicial, fuese condenada en un tiempo récord en base a conjeturas envueltas en contradicciones y pruebas de cuya legalidad la actual defensora de Belen duda.

Es muy probable que si el caso logra cierta visibilidad las arbitrariedades sean corregidas. Ello no opaca la tendencia de nuestra justicia de ser débil con los fuertes y fuertes con los débiles. En efecto, mientras la justicia trató como un objeto a Belén y transformó un aborto espontáneo en un homicidio calificado, esa misma justicia evita abordar con la misma fuerza los grandes casos de corrupción.

El caso de Belén habla de la ideología del sistema judicial, de sus contradicciones, de su hipocresía. Pero ese caso judicial es más que eso, porque si ese sistema judicial es así, ello también es un poco responsabilidad de todos. Pasan los años, pasan las teorías, pasan las modas y los problemas de los humanos son casi siempre los mismos. También los remedios. Los remedios se reducen a una sola palabra que es la fuente de esa medicina: querer. Quizá los resumió como nadie Nicolas Maquiavelo, decía el florentino que no puede haber grandes dificultades, cuando abunda la buena voluntad.

*********************************

ENTREVISTA A SOLEDAD DEZA, ABOGADA DE BELÉN, ASOC. CATÓLICAS POR EL DERECHO A DECIDIR.

belen-libertad-1

¿Cómo está Belén?
Está procesando todo lo que le pasó y le está pasando. El acompañamiento de la gente y del movimiento de mujeres la ha fortalecido. Está entendiendo que es una víctima, no una criminal. Siente que es muy injusto lo que le pasa y está muy esperanzada con su absolución y con su libertad.

¿Podés describir cómo fue aquella madrugada del 21 de marzo de 2014 en que Belen llega por dolores abdominales y termina presa?

Belén fue sospechada primero de provocarse un aborto. La enfermera que la asistió en la guardia, luego de constar su hemorragia le preguntó intensamente sobre “¿ Qué se había hecho?”. Lo mismo una de las psicólogas que la atendieron y su propio médico ginecólogo quien la interrogó acerca de si no “había perdido un feto de entre 15 a 20 cm”. A eso debe sumarse la presencia policial en su atención gineco-obstétrica donde se violó la confidencialidad señalándola su médico como “abortante” frente a una policía y además, se le facilitó a esta oficial la historia clíncia de la paciente donde anotó “causa homicidio” a pocos minutos de salir Belén de su legrado. También se intentó vincular a su madre en todo este maltrato, se le dijo que ella sería complice del delito de su hija. Se le mostró a Belén un feto en una caja y se le dijo “mirá tu hijo, vos lo mataste”. Estuvo con custodia policial desde que salió del quirófano y en una sala comunitaria con parturientas, pese a que las psicologas indicaron que debía estar sola por su salud mental. En fin… fue una gran cadena de maltratos que cristaliza el poder disciplinador que tienen los efectores de la salud, sobre todo, en la atención pública donde la paciente es en general, más desempoderada para exigir calidad y respeto de los derechos. Los maltratos consolidan un castigo moral a un reproche personal que objetores y objetoras manifiestan frente al aborto. Y la violación del secreto médico en estos casos, es una vuelta de tuerca a la objeción de conciencia ya que frente al hecho consumado de un aborto, es el último acto de condena que le queda al médico o a la médica: criminalizar a su paciente abortante.
¿En qué situación está la causa ahora?
 Nos concedieron el recurso de casación. Esto quiere decir que la Corte Provincial revisará la condena y deberá expedirse sobre los planteos de nulidad que hicimos en relación a la investigación, que es completamente producto de la violación del secreto profesional. Y además, sobre la arbitrariedad planteada en relación a la prueba recolectada, respecto de lo que hemos argumentado que no existen pruebas para condenarla por homicidio. Principalmente porque no hay un ADN que la vincule al feto y luego, porque existen múltiples contradicciones que han sido pasadas por alto por su Defensa Técnica y merituadas de forma errada por el Tribunal. Hay estereotipos de género que han jugado en esta causa a modo de prejuicios. También planteamos un recurso de Casación porque nos denegaron el cese de la prisión preventiva. Ambos planteos deberán ser resueltos por al Corte.
¿En qué condiciones está presa?
Está en un Penal que está en condiciones bastante buenas para lo que es la situación carcelaria general. Tiene buen trato del personal de guardiacárceles. Pero está presa. Ella jamás debió estar encarcelada preventivamente, pensemos que los genocidas esperan la firmeza de su condena en su casa, mientras que esta joven se vio privada de su libertad inmediatamente después de salir de su legrado, con 25 años. Es muy injusto, muy desproporcionado el peso con que cae la ley en mujeres que desafían -voluntaria o espontaneamente – el mandato de maternidad obligatoria.

 

 #LibertadParaBelen

Anuncios

1 comentario

  1. Susana Wilson says

    En la Rioja pasa lo mismo encuentran un perejil y se lo condena sabiendolo nocente y los culpables estan sueltos “el pobre no tiene justicia”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s